martes, 23 de agosto de 2011

LA VUELTA A LA CORONA DEL VIGNEMALE.

Al año de haber comenzado a practicar este emocionante deporte que es el "correr" por la montaña, uno ya se da cuenta de cómo se le han roto todos los esquemas que durante años había ido formando como montañero habitual. Horarios, indumentaria, calzado, pesos en la mochila, lo que es prescindible y lo que no lo es. Empiezan a surgir entonces proyectos y rutas para hacerlas en una sóla jornada, algo impensable si se contempla hacer de la forma más clásica. Así es como la idea de dar la vuelta al macizo del Vignemale comienza a tener su hueco en la cabeza, pasan algunos veranos en los que por un motivo u otro, el proyecto queda sin realizarse, lo que sirve únicamente para que la idea primitiva siga latiendo pero también  para que se singularice un poco.
¿Porqué no dar la vuelta al macizo del Vignemale, pero por arriba, por sus cimas, en vez de hacerlo por  los collados?
Vista desde el P. Central de gran parte del recorrido para hacer: collado de Cerbillona a la izda., Clot de la Hount, Pique Long, Piton Carre, Pico Chaussenque, Espalda Chaussenque......

El recorrido está claro, comenzar desde San Nicolás de Bujaruelo (1.338 m) y dirigirse por el Valle del Ara hasta la cabaña de Labaza (a mitad de valle) y allí ascender por el corredor de la Moskowa hasta el collado de Lady Lister (3.200 m), una vez allí crestear todas sus cimas hasta el Refugio de Bayssellance, a excepción del Montferrat, que ante la duda con los horarios creemos que alargaría esta vuelta en más de 1 h entre ida y vuelta y se quedaba  por lo tanto, fuera del recorrido planificado. Una vez en el refugio, enlazar con el recorrido de la vuelta clásica hasta el Barrege d,Ossoue y regresar a Bujaruelo por el ibón de Bernatuara.

Así pues, la idea estaba viva, y sólo se tenía que disponer de un día metereológicamente perfecto. Tenía que ser este verano, este año.


El sábado 20 de agosto todas las piezas encajaron perfectamente y Victoriano, Reburun y yo salíamos a las 6:30 a.m. de San Nicolás de Bujaruelo. Aprovechamos para ir correteando por los primeros tramos hasta plantarnos en la cabaña de Labaza en una hora y media aproximadamente. Titubeos iniciales para encontrar los mojones que nos subirán hacia el corredor de la Moskowa. Nos sorprende la relativa comocidad de este itinerario, tramos de sendero y sin pérdida. Adelantamos a un montañero con su perro y a una pareja que había vivaqueado en la zona. Sin darnos cuenta amanecemos al pie de la marmolera. El corredor de la Moskowa es una chimenea a la que se llega por una pedrera empinada, sin dificultad reseñable. En el paso algo más complicado hay colocada una estratégica cinta para que uno pueda agarrarse y superar el tramo fácilmente. Se sale así a una cresta por la que ganamos los últimos metros hasta el collado de Lady Lister, entre el P. Central y el Cerbillona. Ante nuestros ojos todo el glaciar d,Ossoue, impresionante. Comenzamos la segunda parte del día, la que será más técnica, el enlazar todas las cimas evitando pisar el glaciar. Subimos, bajamos, vamos pasando por las sucesivas cimas bajo un cielo tremendamente azul. A las 10:30 h estamos en la primera, el P. Central (3.255 m), continuamos hacia el Cerbillona (3.247 m), Clot de la Hount (3.289 m), Pique Longue (3.298 m), Pitón Carré (3.197 m), Punta Chausenque (3.204 m), Espalda Chausenque (3.154 m) y Petit Vignemale (3.032 m).

El recorrido va ganando en intensidad. Mientras las primeras cumbres como el Central, Cerbillona, Clot tienen escasa dificultad, el tramo del Clot al Pique Long, presenta una divertida  y sencilla trepada para sortear los gendarmes de su cresta. De la cima del Pique Long descendemos al glaciar y con suerte de no meternos dentro de la gruta del conde Russell. Ascendemos por roca descompuesta y muy rota al Pitón Carré desde el que se divisa la tremenda vertiente norte de este macizo. Llegamos  a la Punta Chaussenque y al tramo de la Espalda al Petit Vignemale, que transcurre en un ambiente de alta montaña, espectacular y no aconsejable para personas con vértigo, eso sí con una  buena roca  que permite nobles agarres para pies y manos. Se trata de un tramo "entretenido" como dice mi hermano Carlos en estas ocasiones. Enorme satisfacción la que sentimos los tres cuando alcanzamos la cima del Petit Vignemale y podemos ya correr sin dificultad al Refugio de Bayssellance. Son las 13:45 h cuando nos detenemos unos instantes en su puerta.

Últimos metros del corredor de la Moskowa, arriba el collado de Lady Lister.

Rebu, llegando al Clot de la Hount  (3.289 m), al fondo el P. Cerbillona del que venimos.

El Pique Long desde la cima del Clot de la Hount.

Tramo de cresta entre el Clot y el Pique Long

La cresta que nos queda hasta el Petit Vignemale, desde el Pique Long.

Cima del Pique Long (3.298 m)

Una de las grutas del conde Russell.....¡qué tiempos aquellos!

Descendiendo del Pique Long hacia el glaciar.

En la misma puntica del Pitón Carré (3.197 m)

Subiendo hacia la Punta Chausenque 3.204 m, detrás el Piton Carré, Pique Long, Clot de la Hount, collado de Cerbillona y P. Cerbillona

La entretenida cresta hacia el Petit Vignemale, en el collado de los glaciares, detrás la Espalda de Chaussenque

Ascendiendo al Petit Vignemale desde el collado de los glaciares

Rebu, por lo que más quieras no te resbales!!

Otro tramo de la cresta al Petit Vignemale


Nos cruzamos con numerosos grupos unos suben, otros bajan, enormes mochilones y un sol que ya aprieta de lo lindo. Comenzamos pues la tercera parte de la jornada, la que se puede correr. Y vaya que si se puede. Gracias a la velocidad crucero impuesta por Victoriano y Reburun corremos el tramo de Oulettes d,Ossoue y tambien el largo Vallée de la Canau, derroche de fuerza y energía por su parte, plantándonos en el collado de Bernatuara a las 16 h. Bajamos a su orilla y terminamos nuestros mordisqueados bocadillos que hemos ido administrando durante todo el día. Ya está hecho, ya nos podemos relajar durante unos minutos. Sólo nos queda descender hasta Bujaruelo. Son las 16:45 h cuando cruzamos la puerta del bar de San Nicolás de Bujaruelo.

Descendiendo al ibón de Bernatuara


Comenzamos la cuarta parte de la jornada................................... con unas buenas jarras de cerveza y cómo no, con el obligado baño bajo el puente.

Al final han sido unos 38 km, con unos 2.800 m de D+ y 10 h 15 min de recorrido muy exigente, con un paisaje y ambiente de alta montaña espectacular

6 comentarios:

Anónimo dijo...

uff, que envidia me habeis dado, vaya ruta que os habeis arreado pajaros. Y como he disfrutado viendoos por esas crestas. Esta hay que repetirla, por fa¡¡¡
Por cierto, veo que tambien el Rebu ya lleva losbastones bajo el sobaco, jejeje, siesque....
Mariote.

cansamontañas dijo...

A las 5 y media de la tarde yo andaba por Torla con mi colega Alberto. Vaya, vaya y yo que os hacía en la Fuente del Paco... ¡¡Buena excursión también pajáros!!

Manumar dijo...

No nos cuesta nada asimilar las buenas ideas Mariote. Ahora sólo falta perfeccionarlas un poco más por nuestra parte, ya que las gometas de oficinista que llevo para enganchar los bastones a los tirantes de la mochila se deshicieron en esta salida. El Rebu iba encantado y Victoriano se lo curra para la próxima.

Ya nos acordamos de ti Carlos, sabiéndote tan próximo estábamos seguros que estaríais disfrutando tanto o más que nosotros.

PerroJuan dijo...

Sobervia ruta, sois unos crags!
Cualquier veranuko os veo corriendo por el Couloir de Gaube
Nos vemos en alguna carrera...Y enhorabuena por el blog, didáctico y entretenido
Saludos

Miguel Angel dijo...

¡Qué pasada! esta vuelta nos costó a Luis y a mí tres días (Con mochila, botas y toda la parafernalia...)
Verdaderamente espectacular.
Enhorabuena a los tres...

Manumar dijo...

Se agradece PerroJuan! Pero el Couloir de Gaube es muy bonito para verlo a una distancia prudencial.

Presi, esto no tiene más que poner en práctica lo nuevo de ahora y lo "acumulado" tantos años atrás. Aún me acuerdo cuando hace mogollón de años veíamos gente subiendo por el glaciar del Aneto con "maripis" y una bolsa del Sepu.....esos eran los precursores de estas movidas.