lunes, 5 de diciembre de 2011

RECUERDOS DORMIDOS

2 comentarios:

cansamontañas dijo...

Genial como siempre Manu, has sabido poner la mejor música y las mejores imágenes para meternos un poquico en la melancolía gris y en la tristeza amarilla del relato de Llamazares, ese montañés de León, que hace unos años pasó por el Serrablo y por el Sobrepuerto. Precioso.

Manumar dijo...

Gracias Carlos. La verdad es que es de esas salidas que te dejan los sentimientos a flor de piel. Y es que en el fondo somos unos sensibles. A ver si cae una buena nevada y nos ponemos ya "burrotes" con la mochila y las tablas.