domingo, 26 de febrero de 2012

PICO ALGAS, ¿EN PRIMAVERA?

¡Esto es una locura! Hace quince días en el Pirineo se nos congelaban los lagrimones antes de llegar al suelo por culpa del aire y del frío siberiano. Hoy parecía que estábamos en primavera.

Además, esta noche de sábado no ha helado, así que la nieve se presentaba ya al punto de la mañana anunciando que en cuanto le diera el sol un poco.....sopeta primavera. Bien, es lo que hay, y como la nieve siempre es nieve y nos gusta, pues la aceptamos con todas sus rarezas y en cualquier forma y condición.

Hoy tocaba salida solitaria y como hacía algunos meses que no me acercaba por el Balneario de Panticosa, hacia allí que me he ido.




























8:40 a.m. y en marcha ya con todos los bártulos a la espalda, no es lo mejor para las lumbares, pero es lo que tiene esta zona, que quieras o no, hay que portear hasta alcanzar terreno en el que calzarse las tablas. En esta ocasión ha tenido que ser a mitad camino entre la Majada Baja y la Alta, y con una nieve escasita, escasita, que a estas horas de subida aún se aguantaba, pero para la bajada.....estaría "infumable". ¡Qué inviernos aquellos en los que esta zona era punto de recogida de aludes caídos por la abundante nieve y mira, hoy aparece con los pastos al aire!


























Camino conocido, solitario en esta ocasión, dura subida por el tubo, flanqueo hacia la derecha bajo la cara E del Argualas y no menos dura subida al falso collado entre el Garmo y el Argualas. Vale, hay que parar un poco, comer, beber, recobrar el resuello y decidir qué hago.

 


























Miro la pala final del Garmo Negro y la verdad es que me apetece bien poco meterme en ella otra vez. Pero allí en frente está el P. Algas (3.036 m), con una pala interesante para bajar y al que todavía no he subido con esquíes, así que está claro y allí que me voy.






 
 
















































Molesto el aire que acompaña durante la jornada de hoy, persistente en altura, peligrosamente racheado y me recuerda en un par de ocasiones que, al no pesar mucho, no debo bajar la atención en estos tramos finales.

Cima, fotos, posición "bajada" desde unas rocas no muy cómodas y a ir tanteando los primeros giros de una pala bonita, en donde la nieve aguanta dura todavía. Conforme se va bajando, la nieve va empeorando tanto por efecto de la temperatura como por la  multitud de huellas existentes sobre el terreno al igual que cicatrices mal curadas.

Lo que tiene el madrugar es que te cunde el día, así que tras parar, comer y ver cómo los sarrios retozaban a la solana de las Majadas, regreso al Balneario y a casa con tiempo para pensar que mañana, bien, vale, sí que será  lunes, pero por favor, que todavía no sea primavera.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Da gusto ver que sigues en el tajo. Bonito itinerario y muy bonita foto la de la cara N. del Taillón.
Nos vemos

Manumar dijo...

Gracias por tu comentario, este "tajo" no se deja nunca

Mandie dijo...

Hi, Nice post, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Mandie Hayes
mandie.hayes10@gmail.com