domingo, 1 de diciembre de 2013

TRAS EL PASO DEL NORTE.

Hoy el Pirineo aparecía magnífico, limpio, azul intenso sobre blanco. Y sorprendentemente, con muy poco aire. Nos hemos debido portar muy bien esta semana y recibimos nuestro merecido premio, no así los que estuvieran ayer, que debieron padecer un día de perros. El yin y el yang de la vida.

La nevada de ayer ha sido abundante, aunque anárquicamente distribuida por el fortísimo viento que nos viene acompañando desde hace días. Zonas donde los bastones se hunden sin apenas resistencia hasta su mitad, generosa nieve polvo, placas duras aderezadas con piedras aflorando. En estos momentos nos encontraremos de todo vayamos por donde vayamos. Días pues para calentar piernas y tablas, sin muchas complicaciones, ir cogiendo el punto, recobrar sensaciones e imaginar futuras ascensiones y descensos. La estación de Formigal ofrece para estas ocasiones multitud de posibilidades, siempre encontrando esos momentos de soledad, en los que uno se pueda sentir alejado, aunque aprovechando la comodidad y seguridad que ofrece el tener la estación próxima a lo que hagamos.

Hoy al final ha sido un día duro, subir desde el parquing del Portalet hasta el P. Gralleras, miento, hasta el collado, que uno ya sólo abre huella hundiéndose hasta la cintura en nieve polvo en ocasiones muy especiales, y hoy no era una de ellas. Bajar al mismo sitio, volver a subir ahora hasta el Puerto de Canal Roya, alejarse poco a poco de la estación para pasar al pie del tubo N del P. Espelunciecha y ver que su parte superior tiene menos nieve de lo deseable, seguir hasta una de las cimas que ya no sé cuántas veces habré subido y que todavía no sé cómo se llama. Es igual, para mi siempre será la 2240, aún sin nombre es un pequeño refugio al que llegar en días como hoy. Bajar por su pala sur, bien cargadita de nieve, noble, sin malas intenciones y llegar vertiginosamente hasta el parquing de Anayet para volver a subir hasta el collado de Farallones y ya descender hasta el coche, justo cuando parece que vuelve a levantarse con más fuerza el aire del Norte. 

P. Gralleras, con el Midi al fondo.

Hacia el P. Gralleras, al fondo el Valle d,Arrius.

Con zoom, el P. Lurien a la izda, Palas en el centro y  P. Soba, Ferraturas, L,Ourade a la derecha.



Hoy no apetece abrir huella andando.





Tubo N. al Espelunciecha



2.240




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy chulo Manu! Este viernes hay plano o que? Baraka

Manumar Manu dijo...

Qué tal Raul! Creo que este año me va a tocar volver a algún cross, es lo que tiene ser padre...ya lo irás viendo, je. Y la primera cita es este viernes en Huesca, así que con dolor de corazón, a la kedada de talamantes estaré sólo con la mente. Me alegro que vayas bien en tu recuperación....

carmar dijo...

Nieve para flotar, piedras para rascar. Ojo a las rodillas, y cuando no apetece abrir huella, lo mejor es parar y fotografiar. Promete el panorama, promete. Un abrazo, brother.