martes, 31 de julio de 2012

ESCAPANDO POR LA MUGA.

Poco tiempo disponible y muchas ganas de salir a correr por la montaña. Con estas dos premisas a las que no podía ignorar, decidí salir este domingo desde el Balneario de Panticosa hacia los poco visitados Picos de Marcadau o de la Muga, perfecto nombre dada su posición fronteriza. No se trata de una salida excesivamente larga y además permitirá recordar la última vez que me acerqué por esta zona.

El camino que sube hacia los ibones de Bachimaña se encuentra en esta ocasión salpicado por numerosos grupos dispersos de montañeros y senderistas. Algunos acarreando buenos mochilones y una perfecta indumentaria para la jornada montañera que a cada cual le espera. En mi caso, cada vez me alegra más el "espíritu minimalista" que nos permite el ir corriendo por el monte, aunque como siempre, siga habiendo gente que nos vea como algo raro. Camino conocido que se va superando rápidamente. Alcanzado el alto de la cuesta del Fraile, echo una rápida mirada de reojo hacia el recién inaugurado refugio de montaña de la FAM, en el ibón bajo de Bachimaña. En otra ocasión que tenga más tiempo me acercaré a "alparcearlo".

Bordeando el ibón de Bachimaña. En el centro, la Muga S.
Mirada atrás, hacia el refugio nuevo de la FAM.
Camino del puerto de Marcadau. Muga S.
Continúo bordeando el ibón de Bachimaña y abandono el sendero hacia los ibones azules para seguir por el que se dirige hacia el puerto o collado de Marcadau. El cielo, que inicialmente se presentaba azul y limpio, va poco a poco tornándose más nuboso. Siempre aparecen rincones que sorprenden por su belleza aunque sea recorrido conocido, una pradera salpicada de flores, un arroyo serpenteante.

P. Serrato, a mis espaldas.
 Entro así en el pedregoso y gris barranco de la Canal, al pie de los Picos de la Muga y de los solitarios y apartados ibones de Pecico. El collado de Marcadau (2.578 m) me recibe con un desapacible viento que hace poco grato el parar, así que continúo hacia mi derecha, hasta la cima del P de la Muga N. (2.676 m). Breve estancia admirando la  Facha, Pta. Zarre, el valle de Marcadau, porque en pantalones cortos la cosa no da para más. Son las 10 de la mañana y poco más de una hora y media desde el coche. Prefiero bajar hasta la base de la siguiente cima, la S. de la Muga, en vez de continuar por la cresta, ya que el fuerte aire haría ese tramo más incómodo. Bajo a su resguardo, subo el empinado canchal, pequeño grupo de cuatro o cinco sarrios impresionantemente ágiles y rápidos. Foto en la cima (2.727 m), no hay cobertura, un trago, alguna barrita. Son las 10:30 cuando, tras echar un último vistazo al cubierto Vignemale, comienzo a descender el mismo camino de subida.

Muga N., a la drecha el P. Falisse y encima, la Gran Fache.
Gave du Marcadau.
Elegante y altiva Fache.

























Muga S.

























Posición de alerta, he sido descubierto.


























Cima Muga S.























La misma foto, pero sin el "pegote". Cresta a la Muga N. Francia entera a la derecha.

























Agreste marco para los ibones de Pecico. Desde los Infiernos a la Fache.

























Vignemale nuboso.


























Recorrido perfecto para hacerse en una mañana en la que se disponga de no mucho tiempo, y si se dispone de él, perfecto también para completarlo mediante un regreso por Bramatuero, Lavaza.......Otra vez será. En esta ocasión sólo ha habido para 3:30 h, pero muy bien aprovechadas.


4 comentarios:

carmar dijo...

¿Es acaso paso de baile, quizá ancestral ritual sobre la Muga Sur, tal vez "pillada in fraganti"? En fin, que hay que cuidar el equilibrio por esas alturas.
¿Escapando, viviendo, retornando, saboreando? Más y más preguntas para etiquetar un recorrido hermoso, oportuno y tonificador.
La atractiva Facha, por el collado de Marcadau es un destino que me espera este verano.
Salud y montaña, brother.

cansamontañas dijo...

¡Hola Manu! ¡Hola Carmar! Qué chulas son esas montañas de Panticosa, con todos sus ibones, arroyos y prados. Curiosa la perspectiva sobre los Pecicos y la Facha desde ese pico de la Muga... creo adivinar la ruta que me proponía Carmar, por la pedrera que sube desde Pecico a ese portillo a la izquierda de la Facha ¿no? ¡Cuántos rincones por descubrir!

carmar dijo...

Muy bien adivinado Carlos Cansamontañas, tal que por esa pedrera, todo tieso hasta el colladito, o al revés si es en bajada. En fin, que una vez localizada no queda más que ir a saborearla. Siempre queda algún que otro rincón, es verdad. Salud y montaña, tocayo.

Manumar dijo...

Es lo que tiene el estar sólo por allí arriba brother, que uno puede hacer lo que parece que hace o bien otra cosa bien distinta. Bailar, posar, correr para posar mientras se baila....

Desde luego que hay una buena subida hasta ese portillo de la Facha, Cansamontañas. En este caso, aunque ya sabes que desde lejos las cosas parecen más de lo que realmente son, la realidad debe ser lo que se aparenta. Según me comentó Carmar.