viernes, 17 de agosto de 2012

PARAISO CALIZA. TAILLON, GABIETOS, ESCUZANA.

Las costumbres, si son buenas, hay que mantenerlas, así que en este agosto, otra vez Victoriano, David y yo, nos hemos juntado para hacer una de esas vueltas circulares que le dejan a uno satisfecho durante una temporada. No se trata de una circular corredera, ya que debido al tipo de terreno, roto, de alta montaña, en muchos tramos fuera de sendero, nos impide correr a la usanza tradicional. Pero sí que se trata de una circular de esas que nos gustan, por las alturas, enlazando varias cimas durante el recorrido. En esta ocasión el plan inicial es subir al Taillón (3.144 m) desde San Nicolás de Bujaruelo, enlazar con el Gabieto Oriental (3.031 m), el Gabieto Occidental (3.034 m) y volver por la Forqueta de los Gabietos hacia Bujaruelo nuevamente. Un antojo de última hora del amigo Victoriano que le apeteció subir a la Punta Escuzana o Mondarruego (2.848 m), cima que ninguno habíamos hecho, ayudó a alargar y completar el recorrido y a descubrir uno de esos senderos mágicos, que además de sorprendente, nos ayudó a no caer en una "embarcada" que podría haber sido curiosa.

Primeras luces en el collado de Bujaruelo. Taillón y Gabietos.

Camino del refugio de Sarradets.
 La jornada comenzaba el lunes 13 de agosto, a las 7:45 a.m. con un ritmo alegre y en tramos exigente, hasta alcanzar el collado de Bujaruelo. El viento que nos recibe ya nos avisa que no vamos a pasar excesivo calor, lo cual agradeceremos durante todo el resto del día. Pequeña parada para beber, barrita, cortavientos y nos unimos a la peculiar caravana de gente que asciende desde la "cómoda" Francia hasta el refugio de Sarradets. Corremos por el buen sendero hasta el refugio, desde el que nos aparece la eterna imágen de la Brecha. En esta ocasión sin nada de nieve y con toda su pedrera al descubierto. Remontamos rápidamente el tramo que nos separa del refugio a la Brecha de Rolando aprovechando que venimos con el "motor" caliente. Nuevamente en la vertiente española y recordando al caballero Rolando, ascendemos al pie del Bazillac hasta la Falsa Brecha y de allí, en larga pedrera que en invierno tiene que estar maravillosa para bajar esquiando, a la primera de las cimas de hoy, el Taillón. Nos abrigamos, nos hacemos unas fotos y continuamos nuestro periplo hasta el vecino Gabieto Oriental. Seguimos mojones, hasta una punta al S. donde enlazamos con un sendero que nos descolgará flanqueando la cara W del Taillón, para acercarnos al collado de los Gabietos y por la cresta, al primer Gabieto. Fácil trepada hasta su cima y sin mayor complicación el cresteo hasta su hermano, el Gabieto Occidental. Mirada detenida enderedor, viajando por todas las cimas y valles que se abren ante nuestros ojos.

-  Aquel es "tal", aquel "pascual", bla, bla, bla......y esa punta es la Punta Escuzana.
- "Pues ya que estamos por aquí, podríamos acercarnos a la Escuzana" (Victoriano)
- Ummm.........¿a que no hay? (Nosotros)
El Taillón y el Dedo de la Falsa Brecha. En un rato estaremos por allí.
Marboré, Picos de la Cascada, espectáculo Gavarnie!

La Brecha, piedra y más piedra sin nieve.

Refugio de Sarradets, poco a poco más abajo.
Desde la Brecha de Rolando. El Casco y la vertiente de Ordesa.
Brecha, Casco, gotas de agua.
Cima del Taillón.
Siguiente tramo, hacia los Gabietos.
Vertiente Norte de Taillon y Gabietos.
Descendiendo hacia el collado de los Gabietos, desde el Taillón.
Del collado de los Gabietos al Gabieto Oriental.
Gabieto Oriental.
Gabieto Occidental, detrás el Oriental y el Taillón.
 Como la dirección que tenemos que llevar en nuestro regreso para alcanzar la Forqueta de Gabieto es la misma que nos va a ir acercando hacia Escuzana, dejamos así  la cosa, para que el devenir de la jornada nos fuera aclarando la situación.

Descendemos del Gabieto por su cara S. en vez de seguir la cresta que nos hubiera dejado en la correcta dirección y camino para alcanzar el paso hacia la Forqueta (o collado). El terreno inicialmente aparece mojonado escasamente, y lo vamos reforzando hasta que llegamos al pie de la cara S. El terreno es un caos calizo, de piedras de todos los tamaños, donde el avance se hace sin camino ni mojón, al menos nosotros no los vimos. Intentamos localizar el paso que existe para enlazar nuestra posición con la vertiente de Bujaruelo, pero en algún momento nos hemos despistado y cuando nos damos cuenta estamos ya muy abajo, cerca de los llanos de Salarons y con la imposibilidad de alcanzarlo.
Evaluando nuestra posición y el punto obligado al que tenemos que llegar, la subida a la Punta Escuzana se nos presenta como la solución perfecta para, desde allí, coger el bravo y aéreo sendero que nos llevará a la Forqueta de Gabieto.

Impresionante pedrera la que nos separa desde los llanos de Salarons hasta la cresta de Escuzana, que tras iniciarla tímidamente con lazadas laterales, optamos por remontarla con la técnica de "tieso para arriba" a pesar de tener la sensación de retroceder en vez de avanzar. Por lo menos acabaremos antes.

Abundantes sarrios nos dan idea de la soledad de estos parajes. Alcanzamos así el "antojo" de Victoriano, satisfechos, porque estamos contentos, porque ya vemos claro el sendero que tenemos que seguir para nuestro regreso, porque siempre se agradece estar en sitios nuevos, en descubrir caminos espectaculares. Alcanzada la Forqueta del Gabieto, sólo nos queda descender y descender. El último tramo, aprovechando una extensa pedrera que nos dejará de forma rápida y cómoda en la plana de Lacoma, ya cerrando el bucle de nuestro periplo.
Caliza y más caliza.
Buen repecho para remontar desde los llanos de Salarons (abajo) hasta la cresta que nos llevará a Pta. Escuzana.
Al fondo Pta. Escuzana. Venimos de la vertiente izda. volveremos por la derecha.
Vistazo atrás, Falsa Brecha, Taillón, Gabietos, llanos de Salarons.
Vignemale desde Pta. Escuzana.
Ordesa, Circo de Salarons.
Punta Escuzana o Mondarruego.
Regresando hacia la Forqueta de Gabietos. Por el collado gris de la aguja del fondo, va el atajo no encontrado.

Las cifras, unos 24 km, 2.500 m de D+ y 8 horas justas, justas, contando tragos de agua, bocata, barritas y demás menesteres lógicos.

6 comentarios:

cansamontañas dijo...

¡¡Buena excursión!! ¡¡Qué guapa es esa Punta de Escuzana y que parajes más desiertos!! Esos sarrios se debieron quedar boquiabiertos de ver personas humanas en tan escondidos parajes... Lo dicho: ¡¡que vivan las circulares!!

Manumar dijo...

Boquiabiertos íbamos nosotros para coger aire por ese pedazo de pedrera, resoplando y jurando en arameo, mientras que los sarrios subieron en un santiamén. Eso sí, sus bufidos dejaron bien a las claras quiénes estaban de más en ese territorio.

Anónimo dijo...

Vaya trío mas salvaje...algún montañero se llevaría un buen susto al veos. Bonita excursión que completa un verano de lo mas montañero.Seguro que unas buenas jarras de Ambargreen caerían después de esta gesta en Bujaruelo.
Enseguida nos vemos. Saludos.

Manumar dijo...

Je, je...bien sabes que no serían de "ambargreen" precisamente. Nos vemos pues!

carmar dijo...

No estoy yo muy seguro de que lo que vieron esos sarrios fueran "personas humanas", que por esos andurriales sólo van unos pocos. Salud y montaña.

Manumar dijo...

¿Por lo madriles brother? Pronto y raudo se está pasando este verano, haremos que se alargue todo lo que podamos!!