domingo, 4 de mayo de 2014

BORÓN. UN POQUITO DE TODO, POR FAVOR.

Un surtido variado, un poquito de todos los elementos necesarios, verticalidad, andar, trepar, correr. Subir al Pico Borón (1.327 m) desde Vadiello (Huesca) nos ofrece todos estos ingredientes, en cantidad y calidad suficiente para poder hacer pausadamente esta breve excursión y quedarse con un regustillo de mañana aprovechada, de forma distinta a la que últimamente estamos acostumbrados, y que nos ha servido para recordar con nostalgia nuestras andaduras de juventud por estos mallos y crestas.

El camino no tiene pérdida, aunque es necesario mantener la atención en todo momento para seguir los mojones y el sendero adecuado. Salimos mi hermano Carmar y yo del último aparcamiento de Vadiello, antes del túnel final. Cogemos empinado sendero marcado y nos introducimos rápidamente, a base de una eficaz ganada de altura, en la canal, que se va superando fácilmente, con algunos pasos que obligan a demostrar que todavía mantenemos agilidad y elasticidad. Superamos así los más de 300 m de desnivel desde el coche hasta este punto en el que nos encontramos, en lo alto del macizo de Ligüerre. Si espectacular era la vista inicial, pasando a los pies del "Puro", del mallo San Jorge, una vez en el alto y abriéndose el paisaje, las vistas no desmerecen dominando la verticalidad, con un pantano de Vadiello rebosante, luciendo uno de esos turquesas que impactan. El camino se tiende ya en este tramo para ir progresando de manera rápida por la ancha loma de los mallos de Ligüerre hacia nuestro visible destino, el P. Borón. Antes de llegar al final de este cordal, perderemos un poco de altura hacia la derecha, en diagonal (seguimos mojones y marcas de pintura azul) en dirección a una pequeña zona boscosa que, atravesándola, nos acercará al bonito collado de Ligüerre. Desde aquí a la cima nos separan unos 200 m de desnivel que se superan fácilmente, obteniendo como recompensa una impresionante vista del P. Fragineto y del Montidinera, con el profundo Guatizalema a nuestros pies.

Lo dicho, todo variedad y justa cantidad.












































Entrando en la canal.































 




















































Por los mallos de Ligüerre, uno de los pocos tramos "correderos". Al fondo "Los Pepes".



Fragineto, Montidinera, Guara al fondo








 

4 comentarios:

carmar dijo...

Espárragos puros y puros de piedra, estiramientos y sobre-estiramientos, penetrante olor de cornudos y cortejo, bojes por encima y erizones a ras, tumbados para equilibrar y observar con tomillo al alcance,cresta en la memoria y verdes aguas en la base, comentarios y observaciones intercambiados, cabras ogro que espantan a las ninfas y buen bocadillo a falta de algo de aceite. Una breve e intensa jornada para el archivo de los buenos recuerdos. Salud y montaña, brother.

cansamontañas dijo...

Vaya paseo espectacular!!!! Me lo apunto y con este llevo pichicientos veintitrés... Algún día caerá!!!

Manumar Manu dijo...

Carmar, cinco lineas para esbozar perfectamente todo lo habido, incluidas jóvenes ninfas del bosque, valientes unas, cautas otras. A pasar buen fin de semana!!

Manumar Manu dijo...

Cansamontañas, algún día tendremos que enseñarnos nuestra "lista de pendientes"...a ver quién la tiene más...numerosa. Je,je....lo dicho, a pasar buen fin de semana