lunes, 27 de julio de 2015

PASTOREANDO POR LOS TRESMILES DEL BALNEARIO

Garmo Negro, Argualas, Algas, tresmiles próximos. Casi los podemos tocar con los dedos desde las orillas del lago del Balneario de Panticosa. Ascendemos con decisión, con ganas de mostrar al que no conoce este caos de piedras, de respirar lo que anunciaban como frío para quedarse como magnifico.

Nuestro pequeño rebaño se cruza con un auténtico grupo de espartanas y recias ovejas, al pie del Argualas, aprovechando briznas de hierba escondidas entre la piedra. Intercambio de sonidos, de balidos más o menos conseguidos. Alcanzamos el falso collado y emprendemos la última subida hacia una concurrida cima del Garmo Negro. Sólo merecerá la pena recordar sus vistas, imponentes ibones de Pondiellos, majestuosos Infiernos, horizonte pleno de historias pasadas. No perdemos más tiempo que el inevitable para intercambiar olfateos, gruñidos y continuar con nuestra jornada hacia el Algas N, al Algas S y el Argualas.

Descenso que se preveía rápido pero que hubo de reiniciarse para reunir el grupo al completo, inmensidad de piedras que empequeñece y oculta al buscado. La lógica animal existe, aunque sea difícil de predecir. Nos encontraremos allá donde estuvimos. Y así fue y así nos volvimos a juntar, el rebaño completo hasta las orillas del lago del balneario de nuevo. Magnífico baño en un prohibido lugar.





































4 comentarios:

PerroJuan dijo...

Siempre nos quedará el instito....que animal nos hace hunanos con las piedras , y lobos con los imbéciles ( que soliviantan la paz de las cumbres )

cansamontañas dijo...

Pedazo de equipo!!! A la altura de esas montañas y los paisajes que desde allí arriba se pueden contemplar. Os faltaron los Infiernos ¿eh?

Manumar Manu dijo...

Razón tienes PerroJuan, hay que quedarse con lo realmente importante y filtrar la tontería humana, que sólo sirve para darle a la lengua durante un rato y recordar entre sonrisas con una buena cerveza.

Manumar Manu dijo...

Nos faltaron los Infiernos en esta ocasión, hay que ir cambiando itinerarios, objetivos, no habíamos sido lo suficientemente "malos" como para hacerles una visita. Espero que ya recuperado de tu intenso fin de semana dándole la vuelta al Sr. Aneto y al Sr. Posets. Enhorabuena por terminar con bien semejante palizón.