lunes, 12 de septiembre de 2011

CARRERA POR MONTAÑA "VALLE DE PINETA".

Qué mejor forma de relajarse antes de una carrera que bajo la sombra de un nogal (o "nuecero")

Mientras calentaba junto al amigo Reburun, más para calmar los nervios que siempre afloran en esos instantes previos al comienzo de cualquier carrera que para otra cosa, le pregunté directamente cual sería su planteamiento de carrera.
- Saldré rápido.....desde el principio.

Antes de la salida, deseos de suerte y de buena carrera para todos. Se sale ligero. Ya antes de cruzar el puente de entrada a Bielsa se ha estirado el grupo de más de cien corredores. Rebu a la cabeza, seguido de Roberto, David y unos cuatro o cinco corredores más que atravesamos las calles de Bielsa en dirección de las primeras rampas. Cuando apenas llevamos 3 km, Rebu se tiene que parar echándose mano al tobillo. Otra vez no! No puede tener tan mala suerte!! Hoy no!!
La carrera sigue su curso, echo la vista hacia atrás por ver si Rebu continúa, no veo a nadie. Pasamos el primer avituallamiento, volvemos a reagruparnos cinco corredores al comenzar la dura subida del barranco y vuelvo a mirar hacia atrás. Ahora sí, veo que sigue y que además va remontando y vuelve a entrar en este grupo. La carrera, el ritmo y el terreno, va colocando a cada uno en su sitio. Es apartir del segundo avituallamiento, durante la dura subida al Cuezo, donde se ve que Roberto va mucho más fuerte que nosotros y se va en solitario. Quedamos nosotros tres. Reburun va ya el segundo. Sabemos que es en la subida donde hay que apretar para ir haciendo hueco y vamos dejando a David Prades. En la bajada, como estaba escrito, David me pasa como una exhalación. Al llegar a los tramos de pista y senda, antes de entrar en Espierba, sorprendentemente vuelvo a enlazar con ellos dos.  En la parte de ascenso por la pista, hasta el avituallamiento de Diera, veo que David no va bien. No es normal que se quede en este tramo, ni que a estas alturas de carrera estemos aquí junto con él. Rebu va varios metros por delante, vuelve la cabeza mirando la retaguardia, yo hago lo mismo. Hoy es pues nuestro día y hay que aprovechar las circunstancias, apretamos y vamos abriendo hueco. Creo que en esta carrera es de las veces en que más he mirado hacia atrás. En cuanto nos metemos en el sendero del bosque y comienza la última bajada, Rebu se marcha y ya no lo veré hasta la meta.


Hay que bajar con cuidado por esta zona, no se puede uno tropezar y echar todo por tierra. Si llego al final del descenso sin que me alcancen puedo tener posibilidades de llegar tercero. La verdad es que entonces uno siente una extraña sensación, como si una energía extra entrara en funcionamiento. Vuelvo la cabeza dos y tres veces, nada. Justo cuando cruzo la carretera para pasar al otro lado del río veo que David sale del bosque. Dudo en que pueda evitar que me coja. El saber que en el último avituallamiento está la familia de Rebu y la mía hace que nuevamente surja esa fuerza extraña y crea en que podré mantener la posición. Se oyen los gritos de ánimo cuando pasa Rebu. Los gritos cuando paso yo. Último tramos de la carrera, vuelvo a mirar hacia atrás y no se ve a nadie, no se oye a nadie. Es curiosa la sensación de ánimo que le entra a uno cuando se está aquí delante.

Me hubiera gustado encontrar una frase que sintetizara lo ocurrido en esta carrera, pero no la he encontrado.  Aunque tal vez "aprovechando las circunstancias" habría sido adecuada.

Esta carrera siempre me ha gustado, desde su primera edición en el 2009. Y tras esta ocasión, qué puedo decir, que quedará en mis recuerdos como una de las más bonitas.




CLASIFICACION DE LA CARRERA

2 comentarios:

Juanma M. Pinto dijo...

Enhorabuena por ese tercer puesto y que maravilla de lugar, precioso correr por ahí.
saludos

pachi dijo...

enhorabuena¡¡¡ vaya final de verano llevas¡¡¡ a ver si te aguanta el cuerpo hasta oturia en este plan¡¡¡¡