lunes, 10 de septiembre de 2012

CANFRANC-CANFRANC 2012.

Casi tres años han pasado desde la última vez que pude correr la Canfranc-Canfranc (en el 2008 y en el 2009). A pesar de los deseos de repetirla durante este tiempo, su continua coincidencia de fechas con alguna que otra carrera que pertenecía a la Copa, Campeonato o similar, de Aragón, me obligaba a   olvidarla, muy a mi pesar, para su siguiente edición. Cuando este año se cambió la fecha de junio y se trasladó al 8 de septiembre, terminada ya Copas y Recopas, una alegría interior surgió y poco costó tomar la decisión de apuntarme.

Canfranc-Canfranc, no es una carrera cualquiera, no es sólo una carrera de 43 km, no sólo son los 3.500 m de D+. Es también el cómo está distribuido ese itinerario, no hay lugar a mucho respiro y uno ha de llevar unos cuantos kilómetros de montaña en las piernas para salir con dignidad de ella. Por supuesto que el haberla hecho con anterioridad te da una ventaja, la de saber que hay que tomarla con cierta humildad y respeto, que hay que dosificarse muy bien durante todo "el viaje" y que aún así, los últimos kilómetros se harán duros, sorprendentemente duros.

La villa de Canfranc se vuelca con los corredores, de manera discreta, sin parafernalias multitudinarias ni circenses, pero con máxima eficiencia y ambiente muy familiar. Por todo ello, la Canfranc-Canfranc, es para su distancia, "La carrera".

Primeras luces sobre La Raca 2.284 m, segunda cima por la que pasa la carrera.
La última bajada, el Collado de Estiviellas desde Canfranc, (con el zoom, porque está más alto de lo que parece, exactamente 1.000 m más arriba)

 Subir desde Canfranc-Estación (1.090 m) hasta La Moleta (2.575 m), ya te pone nada más de empezar con 1.500 m de D+ en las piernas tras apenas 6 km, que sirven para romper el grupo e ir formando "pequeñas compañías" de ritmos similares. Es la parte más técnica de la carrera y en cuyo descenso hay que andar con prudencia, con suerte y con tranquilidad. En mi caso, la compañía durante este primer tramo fue con Javi (alias "Sherpa"), de Villanúa, conocedor también de la carrera y lo más importante, de este tramo del descenso en el que en años anteriores yo había tenido algún despiste con la señalización. "Charrando y charrando" llegamos al avituallamiento de Coll de Ladrones donde perdemos unos minutos para comer algo, beber y hacer una pequeña parada técnica. Continuamos juntos hasta comenzar las primeras rampas que nos han de llevar a lo alto de La Raca (2.284 m). En lo más interior de cada uno, tenemos guardado nuestro verdadero objetivo en cada carrera, para Javi era rebajar sus tiempos anteriores y acercarse a las 7h 30 min. El mío, era recortarlo algo más y acercarme a las 6h 30 min, así que poco a poco, los ritmos nos van separando y con un ...."nos veremos con una cerveza en Canfranc", nos despedimos y cada cual continúa en solitario con su camino.

Primer control, La Moleta (2.575 m)
Incansable Ramón, gracias por tus fenomenales fotos!!

Descendiendo hacia el Coll de Ladrones con Javi "Sherpa".


En plena subida a La Raca.


Alcanzo el avituallamiento de Somport, a las 12:15, algo más tarde de lo que había previsto, optimismo excesivo tal vez. Queda ahora la parte menos agradable, la menos bonita, la que te coge en esa hora punta donde el sol, si lo hay, te pega en la voluntad con fuerza. Se nota que hoy, apesar de hacer calor, la temperatura nos respeta (no como en el 2009 donde sufrimos aquí de lo lindo). No queda otra que subir las duras y ásperas pistas del Tobazo. Restos de algún bastón roto durante esta última temporada de esquí dan una nota de color al gris que queda bajo nuestros ojos. Pegados al suelo, intentando mantener un ritmo constante, es cuando se empieza a notar la fatiga. Llegados al alto del Tobazo (1.982 m), queda huir de Candanchú, descender y acercarnos a la otra joya de la carrera, el ibón (casi siempre seco) de Tortiellas, precioso rincón, sorprendentemente verde en este día que nos dejará en el último repecho que hay que salvar hasta alcanzar el collado de Estiviellas (2.049 m). Sólo nos queda subir esos 350 m de desnivel, pocos si los comparamos con los que llevamos ya encima, pero duros por eso mismo y porque son realmente empinados.

Desde el control de Estiviellas únicamente queda bajar. Canfranc está allí mismo, sólo que 1.000 m más abajo, que descenderemos tras una rigurosa e inacabable sucesión de zig-zags.

Coronando el Tobazo (1.982 m).

Collado de Estiviellas (2.049 m), la meta en Canfranc, allá abajo.
Vistazo atrás, Aspe y llanos de Tortiellas.

 


Gracias Ramón por las fotos.....y con tu permiso.
Han pasado 6h y 34 min, esta vez mi familia me ha tenido que esperar algo menos que en las otras ocasiones. Ojalá que no pasen muchos años hasta que pueda volver a repetir esta preciosa, dura, exigente y montañera carrera, porque en mi interior ya está prendido y renovado el objetivo para ese día.

Podium femenino.

Podium Veterano masculino

Podium absoluto.


6 comentarios:

@Frogpeacemaker dijo...

Enhorabuena, crack, desde justo detrás tuya vi cómo cogías ritmo en La Moleta y ya sólo pude avistarte como una rojiza presencia más o menos distante durante toda la mañana. Me impresionaron mucho tus subidas del Tobazo y de Tortiellas, consistencia en estado puro. Felicidades por ese podio.

Manumar dijo...

Gracias por tu comentario y felicidades también a ti por acabar una carrera tan especial. Qué dorsal llevabas, porque si eras el de rojo que iba detrás mío en el Tobazo y Estiviellas, gran culpa de mi ritmo la tienes tú (je,je).

@Frogpeacemaker dijo...

Era yo, campeón, era yo... aunque no el de rojo al que precediste en meta. El descenso final tuve que hacerlo medio andando porque las piernas ya no coordinaban bien y me adelantaron otro par de coloraos. Por cierto, excelente el blog. Lo sigo ocasionalmente y me parece destacable lo bien redactados que están los contenidos, algo muy infrecuente en bitácoras de trailrunners. Otro aplauso más.

Manumar dijo...

Espero que haya una próxima ocasión en la que saludarnos personalmente. Me anima el que el blog resulte interesante a los que nos gusta y queremos la montaña. Un saludo y gracias a ti de nuevo por comentar.

David Naval dijo...

Enhorabuena Manumar!!.
Precioso recorrido. Siempre me sorprendéis los corredores de montaña. Hay que estar muy fuerte física y mentalmente para acometer semejante reto.
Tiene que ser una satisfacción tremenda completar el recorrido.
Yo me conformo con recorrer esos parajes a mi ritmo andarín y en varias etapas.
Saludos.

Manumar dijo...

Gracias David! No te creas, sólo hay que tener alguna tuerca de la cabeza un poco más floja de lo normal, al igual que la debes de tener tú también aunque no te dé por correr. Creo que es la misma en todos los que nos gusta la montaña. Por cierto, buen blogg y buen recorrido por la Facha, más largo y duro que el que hice este verano con mi hermano por esa misma zona. Lo ves!, para que luego digas. Salud y montaña.