domingo, 10 de febrero de 2013

REBUSCANDO, REBUSCANDO...AL FINAL LA "H".

No sé si habrá sido debido a las ganas que uno tiene ya de que llegue, de una bendita vez, un fin de semana meteorológicamente bueno y ésto me haya influenciado al interpretar, de una forma demasiado optimista, los partes del tiempo. El caso es que, este sábado, subía hacia el Pirineo con la convicción de que la mañana no iba a ser muy mala, "cielos despejados y vientos flojos del Norte" anunciaban los últimos partes que leí, hasta que llegara una  nueva borrasca a finales del día. Asomarse al alto del  Monrepós y ver todo el Pirineo cubierto de nubes, nubes de nieve, hace que los planes iniciales cambien y  como fichas de dominó, se tumben uno tras otro.

Por ahora, soy de los que se contentan con salidas a la montaña poco comprometidas, dada la cantidad y estado de la nieve, y los entornos próximos a las estaciones de esquí se convierten en esa zona de seguridad buscada. Hacia la parte de Candanchú y Astún, se encuentra muy cubierto y por Panticosa parece que lucirá antes el sol, así que para allá me encamino, hasta ver con desagrado la ingente cantidad de coches que han optado por el mismo destino. La obligación de aparcar a la entrada del pueblo y el vendaval que se ve azotando en altura, me quitan las ganas de volver a pasar una "ventilada" mañana como la del domingo anterior. No hay problema, va a ser por no encontrar alternativas, ahora a Formigal!..........como tropecientos coches más, al igual que borreguillos hacia el matadero, nos encaminamos a la boca de la borrasca, cielos negros, grises, blancos, ventisca de Norte en perfectas condiciones de fuerza. Es tontería hacer nada por aquí, además no hay un hueco ni para aparcar en Sextas. Media vuelta y que no decaiga la moral, ¿qué se me puede ocurrir?

 Piedrafita tiene que estar bien, subir hacia el ibón volverá a ser agradable.
Este fin de semana ha sido realmente espectacular la cantidad de gente que se ha movido hacia el Pirineo y tampoco va a poder ser aquí. Imposible aparcar en el pueblo y la pista de subida a La Cuniacha se encontraba tomada por ¿veinte? ¿treinta? ¿cuarenta esquiadores de travesía? perfectamente pertrechados. No, no voy a seguir contando las siguientes alternativas intentadas y desechadas en un afán, ya más cabezonería o tozudez que otra cosa, por aprovechar una mañana que se estaba poniendo muy complicada. El caso es que al final he puesto el pie a tierra (mejor a nieve) en Hoz de Jaca, pueblo silencioso hoy y aparentemente vacío, para disfrutar de una mañana sin una gota de aire (qué cosas tiene la orientación geográfica), una nieve en perfectas condiciones, siguiendo la pista hacia los ibones de Asnos y Sabocos, perdiéndome voluntariamente en busca de la nieve polvo, hasta allá  los 2.000 m, encontrando el gusto de lo que algunos llaman "lo inútil", subir a ningún sitio, unos metros más arriba o unos metros más abajo, da igual si uno va a la derecha o más a la izquierda, a algún punto sin  nombre, sin sonido, mudo....como la letra H.


¿Serán señales del destino indicándome dónde acabaré yendo?
Paso horizontal, corredor del collado, Telera........un mundo que no acaba de despejar.








5 comentarios:

Monrasin dijo...

Como nosotros madrugamos menos, cuando llegamos a Panticosa ya se estaba yendo toda la gente. Pudimos aparcar relativamente cerca y hacia arriba por la GR. Toda la montaña para nosotros y una bajada muy cómoda por las pistas que solo estaban ocupadas por los de Sendero Límite. Una mañana estupenda.

carmar dijo...

Qué deliciosa recompensa para quien, habiendo madrugado infructuosamente, sigue su natural pertinaz y encuentra, al fin, un paraje ajeno al vendaval, que permite integrarse en un entorno que evoca páginas de otra época. Perseverar en lo inútil no se corresponde con los inútiles; más bien al contrario. Salud y montaña, brother.

Manumar Manu dijo...

Monrasin, desde el punto al que llegué, se divisaban bien las pistas de Petrosos y unos cuantos esquiadores por aquella zona, me imaginaba que serían los de Sendero, que últimamente se prodigan mucho por allí. A ti te hacía por Oturia correteando. Es lo que tiene ser de la antigua escuela en donde te enseñaban (Carmar tú eres el responsable) que para ir a la montaña había que madrugar!!

Anónimo dijo...

Sintiéndote un explorador en la última frontera.
Muy buena crónica y buenas fotos cargadas de invierno.
Un saludo. ámbar.

Manumar Manu dijo...

Un saludo ámbar, y que no tardes en acompañarme a una de éstas.;)